Las piscinas naturales del Forat de l’Abella| Excursiones por Cataluña

Ahora que es verano y hace calor apetece hacer excursiones donde te puedas refrescar. Es el caso de esta excursión a las piscinas naturales del Forat de l’Abella, en Cataluña. Un lugar de ensueño no muy conocido y que espero que si vais respetéis el entorno y la naturaleza para que siga siendo así.

Para llegar a estos gorgs (o pozas de agua) que se encuentran en el Forat d’Abella, tenemos que ir hasta el pueblo de Abella de la Conca, en la comarca de Pallars Jussá (en Lleida/Lérida) y seguir el río Abella.

Esta excursión es un poco diferente del resto que solemos explicar por aquí porque para llegar a este gorg tendréis que andar por el río! Así que os recomiendo id preparados con unos buenos escarpines, y si queréis también puede ser recomendable llevar unas bolsas impermeables para que no se os mojen vuestros artículos de valor (móvil, cámara, cartera…). En principio no tenéis porque mojaros pero no está de más, nunca sabes cuando puedes resbalarte y caerte al agua… Si es verano, os recomiendo también llevar un bañador ya que así podréis probar el agua (aunque está congelada!) y bañaros en los «jacuzzis» que se forman.

Es muy recomendable hacer esta ruta en verano, porque además de que el agua está muy fría, en esta época también hay menos corriente en el río y es más fácil caminar por él, seguramente en otra época del año será más difícil (nosotras la hicimos en verano).

· Dificultad: Media (el recorrido es casi todo el rato por dentro del río, el cual a veces puede estar un poco resbaladizo). Pero no son muchos Km, unos 8 Km ida y vuelta.

· Duración: 3h aprox ida y vuelta + lo que os quedéis bañando.

· Ruta circular: No

Creo que hay otra manera de llegar al Forat de l’Abella (sin tener que meterse en el río) pero nos pareció que era más largo… Aparte en verano apetece andar con los pies en remojo jaja

¿Cómo llegar?

Dejamos el coche en las coordenadas: 42.160987, 1.089539. Ponedlas en Google Maps para llegar.

Lo dejamos en uno de estos tramos al lado de la carretera ya que al pueblo no se puede entrar si no eres de allí, así que vimos otros coches que estaban aparcados y nos pusimos también, intentad sobretodo que no moleste ni perjudique la conducción ni a los otros coches aparcados!

forat de labella

Nosotras lo dejamos en este hueco, y seguimos hacía el pueblo (no sin antes mirar las espectaculares vistas que hay desde aquí! 

Para llegar a las pozas de agua que parecen mini piscinas o jacuzzis primero hay que llegar hasta el río el cual tendréis que seguir…

Cuando aparquéis aquí y vayáis hacía el pueblo básicamente tenéis que seguir el camino más a la izquierda (que sube hacía arriba) y seguid todo recto, os encontraréis por el camino esta casita (y al lado de esta una fuente, el agua estaba muy fresquita y buena sí queréis beber o rellenar las botellas para la excursión)

conca abella

Seguimos por la derecha de esta casita donde nos encontraremos nada más pasar esta construcción justo debajo de un hueco en la montaña, como si la montaña se comiera al pueblo. A nosotras nos pareció bastante curioso así que nos paremos a hacerle una foto:

forat abella

Seguimos recto por esta calle, el camino comienza a ir hacia abajo y se vuelve de tierra.

Vosotros seguid el camino nuevo recto (tampoco hay otro camino, así que no hay mucha perdida), hasta que hay una bifurcación y en el camino de la derecha pone una señal de que no tiene salida (para coches), seguimos por ese camino. Siguiendo ese camino encontraremos esta vaya:

forat abella

No os preocupéis por ella y seguid caminando por el camino. También os encontraréis dos intersecciones en el camino de tierra, en las dos tenéis que ir hacia la derecha. Ya empezaréis a escuchar el río, recordad que tenéis que llegar a él para andar por el río. La intención es que al final lleguéis aquí:

forat de labella

Cuando lleguéis a este edificio redondo pasadlo por su lado derecho siguiendo el camino, si seguís el camino al final llegaréis a este trozo de río:

conca abella


Aquí es donde empezará realmente la ruta. Poneos vuestros escarpines, guardad vuestros objetos de valor y encontrar un tramo del río en el que os sea fácil meteros.

Ahora simplemente es seguir el río, hay tramos que podréis hacerlos por el lado del río Abella para no tener que estar todo el rato dentro de él, pero hay zonas que es imposible hacerlas de otra forma (o al menos, no supimos).

Lo que sí que es cierto que nosotras sólo no nos mojamos más allá de las rodillas hasta llegar al Gorg principal, pero si queréis tenéis muchas pequeñas piscinas que se van haciendo en el camino y podéis bañaros sí queréis (y si no miráis por donde camináis tal vez también os bañéis sin quererlo, así que vigilad bien!)

El camino más o menos casi siempre es así:

conca abella

No es muy profundo pero sí que al estar en el agua puede ser bastante resbaladizo, y también podéis encontraros algún animalito (nosotras solo vimos muchos peces) e insectos (aunque cuidado, que nos dijeron que también hay alguna que otra serpiente marina… pero por lo general siempre salen huyendo si ven a gente, así que no debería ser muy preocupante)

Como podéis ver es cuestión de tener un poco de equilibrio: 

forat abella

Llegará un momento en el que ya sabréis que estáis cerca del Forat de l’Abella, puesto que comenzaréis a ver que el río pasa entre las montañas, a nosotras nos pareció chulísimo la verdad:

forat de labella

A veces hasta mirábamos hacía atrás para ver lo que estábamos recorriendo:

forat abella

Siguiendo este camino ya os encontraréis lo que llamaríamos el último trozo, donde hay una especie de pasarela (construida por personas, o eso nos pareció), este tramo hay bastante aire y hace un poco de frio, pero nosotras nos sentimos como en «The Narrows» en Zion, América. 

forat abella tremp

¿Se parece o no?

Además, por aquí si os fijáis en los huecos de la pared podréis ver algunos nidos de pájaro, es muy curioso, nosotras nos quedemos mirando más de uno (aunque no vimos ningún huevo)

Y por fin, al salir de este camino encontraréis que el camino de agua se convierte en cascada para formar los gorgs o pozas de agua del Forat de l’Abella, sólo tenéis que seguir el camino hacia delante después de pasarlo y nada más que podáis girar hacia la izquierda por un caminito para poder llegar a estas piscinas naturales:

piscinas naturales forat abella

Y ahora sí, por fin os podéis meter en estas fantásticas aguas cristalinas y disfrutad de un baño relajante (aunque frío!)

piscinas naturales forat abella

Para volver solo tenéis que deshacer el camino, nosotras al volver vimos que habían unos caminos al lado del río que acortaban un poco la vuelta que no se veían al venir en la otra dirección.

 

 

Puedes ver más excursiones por Cataluña como esta aquí.


Y si estas organizando tu viaje y buscas compañeros, consejos y recomendaciones, te sugiero unirte al Grupo de Facebook «Viajeros Inteligentes«, entre toda la comunidad seguro que podemos ayudarte!

Para ahorrar en tu próximo viaje no te olvides de descargarte tu Ebook gratuito